Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Posted in:

La estadística es clave para responder a preguntas complejas sobre el VIH

Desde 2004 la Cohorte de la Red de Investigación en Sida (CoRIS) se hace seguimiento a más de 15.000 personas que viven con VIH, coordinando la recogida de datos en más de 40 centros asistenciales y hospitales de toda España.

Entre las distintas áreas de investigación en las que participa la cohorte, se encuentra el estudio del envejecimiento y la morbi-mortalidad en personas que viven con VIH. Estas líneas de investigación analizan factores múltiples (polimedicación, edad, evolución del VIH, hábitos de vida de la persona, etc.) que dibujan una realidad compleja que ha de ser investigada, a su vez, con métodos complejos.

Por ello, es muy importante utilizar métodos de análisis estadísticos adecuados para analizar los datos que se recogen en la cohorte CoRIS. En el equipo de coordinación de CoRIS trabajan varias profesionales especializadas en este ámbito. Entre ellas se encuentra Belén Alejos, investigadora en el Centro Nacional de Epidemiología (Instituto de Salud Carlos III, Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades). La Dra. Alejos es Graduada en Estadística y Doctora en Ciencias de la Salud y dentro de la cohorte desarrolla una labor clave en el ámbito de la metodología. La Dra. Alejos participa activamente en la línea de investigación sobre VIH y envejecimiento, que estudia la situación de las personas que viven con VIH a partir de los 50 años, analizando, específicamente, las comorbilidades asociadas al VIH. Para ello, se investigan las características de los trastornos que se presentan en las personas que viven con VIH y se estudia su relación con el virus, ya que cuantificar la comorbilidad es esencial para poder mejorar su calidad de vida.

En general, los estudios señalan que en las personas que viven con VIH se aprecia un proceso de envejecimiento más acelerado en comparación con el que se observa en la población general. Además, las investigaciones muestran que las personas que viven con el VIH, y son mayores de 50 años, tienen más enfermedades cardiovasculares, renales, metabólicas y también desarrollan más cánceres no relacionados con el sida, en comparación con las que tienen menos de 50 años.

La Dra. Alejos señala la importancia de investigar la realidad de las personas mayores que viven con VIH porque “estamos ante una situación nueva, ya que hace unos años, lamentablemente, las personas que convivían con el VIH no superaban esa barrera de los 50 años, pero ahora, con los tratamientos antirretrovirales tenemos a una importante (y creciente) proporción de personas que viven con VIH que se hacen mayores y tenemos que saber qué les pasa para poder responder adecuadamente a sus necesidades”. Además, en CoRIS también se desarrollan análisis para estudiar la mortalidad de las personas que viven con VIH en función de su edad y comparándola con la mortalidad observada en población general.

“Estamos ante una situación nueva, con los tratamientos antirretrovirales tenemos a una importante (y creciente) proporción de personas que viven con VIH que se hacen mayores”

Asimismo, en las personas mayores, señala la Dra. Alejos, “el VIH se convierte en una comorbilidad más, y su tratamiento antirretroviral es un tratamiento más de entre todos los que toman o que pueden necesitar”. Por ello, es clave analizar, desde el ámbito de la fármaco-epidemiología, las posibles interacciones entre el tratamiento antirretroviral y otros tratamientos, los efectos secundarios de estas medicaciones y todas las relaciones que existen entre estos fármacos y la calidad de vida de las personas que los toman. En este ámbito se está estudiando la respuesta de los marcadores inmunológicos (porcentaje de células CD8, porcentaje de células CD4, etc.) considerando las diferentes pautas de tratamiento que reciben las personas con VIH.

En este contexto, en el que es necesario analizar datos utilizando métodos complejos, la actualización continua de investigadores especializados en este campo, como la Dra. Alejos, es muy importante para poder resolver los nuevos retos del VIH puesto que “realmente las preguntas más sencillas ya están respondidas, por lo que tenemos que ir un paso más allá”. La creciente complejidad de las preguntas de investigación y los cambios que se producen en una población que es dinámica requieren de un profundo conocimiento en el área de la estadística y los métodos de análisis. Por ello, desde el equipo de coordinación de CoRIS se provee de apoyo metodológico al resto de investigadores de la cohorte: “desde el equipo de coordinación, además, ofrecemos apoyo metodológico y estadístico para los estudios de otros grupos de investigación que participan en CoRIS y que tienen dificultades para responder a sus propias preguntas de investigación”.

“Desde el equipo de coordinación, además, apoyamos los estudios de otros grupos de investigación que participan en CoRIS y que tienen dificultades para responder a sus propias preguntas de investigación”

La Dra. Alejos, además, señala la importancia que tienen para la investigación las personas que participan en CoRIS, ya que considera que “son ellas las que realmente hacen CoRIS. Las personas que trabajamos en el centro coordinador nos encargamos de organizar, centralizar los datos que nos llegan, pero sin ellas, sin las personas que nos ofrecen sus datos y sus muestras, no podríamos hacer nada”, señala. Y añade: “son generosísimas a la hora de cedernos sus datos. Sin ellas no podríamos hacer las investigaciones, y lo único que podemos hacer por nuestra parte es devolver un poco de lo que nos dan, intentando mejorar sus vidas con la mejor herramienta que tenemos a nuestra disposición: la investigación”.

“Las personas que participan en CoRIS, son realmente las que hacen CoRIS”

 

Descargar artículo

687 Total Views 1 Views Today