Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Posted in:

Situación epidemiológica en España

Autora: Asunción Diaz
Unidad de Vigilancia del VIH/sida y comportamientos de riesgo.
Centro Nacional de Epidemiología. Instituto de Salud Carlos III. Madrid

Antecedentes
En 2014, el Programa Conjunto de la Naciones Unidas en materia de sida (ONUSIDA) publicó la estrategia 90-90-90 con el fin de contribuir al fin de la epidemia de sida en el año 2020. Este objetivo consiste en alcanzar que el 90% de la población con infección por el VIH esté diagnosticada, de ellos el 90% en tratamiento antirretroviral (TAR) y de estos últimos, el 90% con carga viral suprimida. Si se aplican dichos porcentajes al total de personas con infección (incluyendo aquellas que desconocen su situación frente al VIH) supone que el 73% de todas ellas deberíaalcanzar la supresión viral. Desde esa fecha, los países han dedicado grandes esfuerzos para estimar estos porcentajes y construir la denominada “cascada de tratamiento”. La aparente simplicidad de la cascada del tratamiento conlleva importantes retos a nivel metodológico; por un lado se encuentra la falta de definiciones comunes sobre cómo medir los diferentes estadios, lo que dificulta su obtención y la comparación de resultados; por otro, las fuentes de información disponibles en cada país son diferentes así como los métodos para su cálculo.

Objetivos
Describir la situación epidemiológica española en relación a los objetivos propuestos por ONUSIDA.

Métodos
Para la estimación de la fracción diagnosticada, primer 90, se aplicaron modelos matemáticos desarrollados ad hoc en base a los datos disponibles en España sobre nuevos diagnósticos de VIH, casos de sida y mortalidad. Respecto al segundo y tercer 90, se utilizaron dos fuentes de base hospitalaria con amplia representación nacional: la Encuesta Hospitalaria de pacientes con VIH y la cohorte CoRIS.

Resultados
La estimación de la fracción no diagnosticada arrojó una cifra del 18% (14%-22%) del total de personas que vivían con el VIH en el año 2013. Respecto al segundo y tercer 90, los porcentajes de personas en tratamiento y con carga viral suprimida estimados son del 94% y 92% según la Encuesta Hospitalaria en el año 2016, y del 80% y 80% según la cohorte CoRIS en 2014. A la hora de interpretar estos últimos resultados hay que tener en cuenta las diferencias entre ambas fuentes respecto al diseño de estudio, la población incluida y el periodo de actualización.

Para reducir la fracción no diagnosticada y diagnóstico tardío existen en España diferentes estrategias dirigidas a incrementar la realización de la prueba del VIH en el ámbito sanitario y comunitario, tanto a través de los programas que desarrollan las ONG como las farmacias en algunas comunidades autónomas. A estas opciones hay que añadir la reciente aprobación del autotest del VIH de venta en farmacias.

Con respecto al porcentaje de personas en tratamiento, la recomendación de iniciar TAR independientemente del nivel de CD4 se prevé que aumentará este porcentaje, reduciéndose además el tiempo entre el diagnóstico y el inicio del tratamiento. Sin embargo, para que una persona pueda beneficiarse del TAR es necesario que se vincule de forma rápida al sistema sanitario tras el diagnóstico, lo que se conoce como “linkage to care”. Basándonos en un análisis del tiempo transcurrido entre la fecha de diagnóstico y la fecha de la primera determinación de CD4, realizado a partir del Sistema de información sobre nuevos diagnósticos de VIH (SINIVIH), se observó que las personas que adquirieron la infección a través del uso de drogas inyectadas tuvieron menor probabilidad de inicio de seguimiento en un tiempo inferior a 3 meses…

Seguir leyendo

162 Total Views 4 Views Today