Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Posted in:

Trasplante de órganos entre personas con el VIH: una oportunidad de mejora

EDITORIAL

Juanse Hernández
Grupo de Trabajo sobre Tratamientos del VIH (gTt-VIH)

EEUU es ya el segundo país del mundo tras Sudáfrica en el que se permite trasplantar órganos entre personas con el VIH. El hospital Johns Hopkins será la primera institución en EEUU en realizar un trasplante de riñón y la primera en el mundo en llevar a cabo un trasplante de hígado entre donantes y receptores con el VIH1.

Este hito no es fruto de la casualidad sino que ha sido posible gracias al tesón de médicos, sociedades científicas y activistas del VIH en su empeño por demostrar que derogar la prohibición de que las personas con el VIH puedan donar órganos permitirá agilizar considerablemente el tiempo de espera y disminuir la tasa de mortalidad de estos pacientes mientras esperan la recepción de un órgano2.

La prohibición de que las personas con el VIH donaran órganos se instauró en la década de 1980 de forma simultánea a la prohibición de donar sangre. De hecho, en aquella época, los individuos afectados por esta infección tampoco podían recibir órganos, puesto que no se consideraban candidatos adecuados debido a su corta esperanza de vida. La llegada de la terapia antirretroviral de gran actividad (TARGA), a mediados de la década de 1990, redujo de forma espectacular la morbimortalidad asociada al sida lo que permitió que la infección por el VIH dejara de ser considerada una contraindicación absoluta para recibir un trasplante de órgano.

Con la derogación de la ley que prohíbe a las personas con el VIH donar órganos, EEUU podrá evaluar la seguridad y efectividad del trasplante entre personas con el VIH con el mismo rigor científico que ha estudiado hasta la fecha el trasplante de receptores con el VIH con órganos de donantes no infectados por este virus. Los investigadores del hospital Johns Hopkins calculan que cada año alrededor de 500 a 600 personas con el VIH en EEUU serían potenciales donantes de órganos que podrían salvar la vida de más de 1.000 pacientes con el VIH si se permite a la comunidad médica utilizar dichos órganos para el trasplante.

La experiencia y los datos que se acumulen en EEUU, junto con los buenos resultados obtenidos hasta la fecha en Sudáfrica con el trasplante renal3, podrían servir de acicate para que otros países se planteen y evalúen también el trasplante de órganos entre personas con el VIH.

En España permanece vigente una orden del ministerio de Sanidad y Consumo del año 1987 que prohíbe la donación entre personas con el VIH. Rafael Matesanz, coordinador general de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), declaró en el año 2011 que el trasplante de órganos entre personas con el VIH no estaría justificado en nuestro país y, por tanto, se trataría de una posibilidad que ni siquiera estaría sobre la mesa4. De acuerdo con la ONT, España, con una tasa de 39,7 donantes por millón de habitantes, es el país donde los ciudadanos que necesitan un trasplante tienen más posibilidades de acceder a él siendo el tiempo medio de espera de entre 4 y 5 meses para el trasplante hepático y de entre 15 y 18 meses para el trasplante renal5. Sin embargo, los datos y la evidencia científica que se han generado en los últimos años deberían, cuando menos, abrir el debate del trasplante de órganos entre personas con el VIH como una oportunidad de mejora en su esperanza y calidad de vida.

Es bien sabido que los avances que se han producido tanto en la atención como en el tratamiento de la infección por el VIH han propiciado un aumento notable de la supervivencia de los pacientes. En contrapartida, se ha podido identificar una serie de comorbilidades cuyo riesgo aumenta de forma paralela al proceso de envejecimiento que, además, parece producirse de forma prematura en personas con el VIH6. Teniendo en cuenta que las enfermedades orgánicas terminales son la principal causa de morbilidad y mortalidad en personas con el VIH y que el trasplante de órganos es el estándar de tratamiento para estas dolencias, es muy probable que en los próximos años aumente la demanda de esta intervención en estos pacientes.

Por otro lado, a pesar de que en España las posibilidades de acceder a un trasplante de órgano sean mayores y de que la infección por el VIH no se considere una contraindicación absoluta, lo cierto es que las tasas de trasplantes en estos pacientes siguen resultando bajas –entre 2 y 10 casos de trasplantes de riñón y entre 30 y 40 de hígado al año–7, en comparación con la población general. En este sentido, un estudio llevado a cabo en España en personas con el VIH en diálisis mostró que estos pacientes tuvieron menos posibilidades de ser incluidos en la lista de trasplante que los pacientes sin infección por el VIH8.

Por último, los resultados del estudio de aceptabilidad realizado en cuatro unidades de VIH de Cataluña y que se publican en este número de la Revista Multidisciplinar del Sida, muestran la elevada disponibilidad de los pacientes con el VIH tanto para donar un órgano a otras personas afectadas por esta infección como para recibirlo de otra persona con el VIH9. Además, los pacientes que participaron en este estudio se mostraron muy favorables a la posibilidad de recibir información adecuada que les permita una correcta toma de decisiones. La buena disponibilidad para la donación de órganos entre personas con el VIH hallada en este estudio coincide con la opinión de la amplia mayoría de asociaciones de pacientes con el VIH y organizaciones que defienden sus derechos en España.

Todas estas circunstancias hacen necesario iniciar el debate de la donación de órganos entre personas con el VIH. Si España puede presumir de ser punta de lanza en los trasplantes a receptores con el VIH, fue gracias a superar los obstáculos y reticencias que, a finales de los años 90 y principios del 2000, impedían que las personas afectadas pudieran recibir un trasplante de órgano.

Mantenerse en la vanguardia implica explorar la viabilidad de una nueva opción de trasplante cuyos beneficios serían no solo para las personas con el VIH sino también para la sociedad en su conjunto al aumentar la oferta de donantes potenciales convenientemente seleccionados. La modificación de la Orden ministerial del año 1987 permitiría la puesta en marcha en España de un estudio piloto que pudiera evaluar con rigor la seguridad y eficacia del trasplante de órganos entre personas con el VIH.

Bibliografía

  1. Johns Hopkins is First and Only Center in the United States Approved for HIV-Positive to HIV-Positive Organ Transplants. 2016. Disponible en: http://www.hopkinsmedicine.org/news/media/… (Consulta marzo 2016)
  2. Boyarsky BJ, Hall EC, Singer AL, Montgomery RA, Gebo KA, Segev DL. Estimating the potential pool of HIV-infected deceased organ donors in the United States. Am J Transplant. 2011; 11:1209-17.
  3. Muller E, Zunaid B, Mendelson M, Delawir K. HIV-positive–to–HIV-positive kidney transplantation: results at 3 to 5 Years. N Engl J Med. 2015 ; 372: 613-20.
  4. ¿Son posibles los trasplantes de órganos entre seropositivos?. Disponible en: http://www.elmundo.es/elmundosalud/… (Consulta marzo 2016)
  5. España supera ya los 100.000 trasplantes de órganos. Disponible en: http://www.msssi.gob.es/gabinete/notasPrensa.do?id=3910. (Consulta marzo 2016)
  6. Greene M, Covinsky KE, Valcour V, Miao Y, Madamba J, Lampiris H, et al. Geriatric syndromes in older HIV-infected adults. J Acquir Immune Defic Syndr. 2015; 69: 161- 7.
  7. Optimització dels donants amb risc. Donants amb antecedents de neoplàsia i donants VIH+ i/o amb factors de risc biològic o sense família. XII Jornada de Coordi-nadors de Transplantaments. Món San Benet, 6 de maig de 2014. Disponible en: http://docplayer.es/4675430-Salvador-quintana-david-paredes-zapata-hospital-mutua-de-terrassa-hospital-clinic.html.(Consulta marzo 2016)
  8. Trullàs JC, Cofan F, Barril G, Martínez Castelao A, Jofre R, Rivera M, et al. Outcome and prognostic factors in HIV-1-infected patients on dialysis in Spain in the HAART Era: a GESIDA/SEN Cohort Study. J Acquir Immune Defic Syndr. 2011 ; 57: 276-83.
  9. Font R, Pérez M, Torrella A, Fernández Ángulo L, Torres Sánchez A, Canet MD, et al. Disponibilidad a recibir y donar órganos entre personas con el Virus de la Inmunodeficiencia Humana. Rev Multidisc Sida. 2016 (en prensa)

 

Icon

Trasplante de órganos entre personas con el VIH: una oportunidad de mejora 579.53 KB 17 downloads

Descargar artículo completo ...
2119 Total Views 3 Views Today