Compartir, , Google Plus, Pinterest,

Posted in:

Ejemplos de buenas prácticas: continuidad asistencial entre hospital terciario y entidad de base comunitaria para la atención de personas con VIH

Autores: Héctor Adell1, Emma Fernández2, Eva González2, Carmen Ligero2, Marga Robau2,  Marta Vilar1, Luis Villegas1
1 Stop Sida
2 Hospital Clínic Barcelona

E-mail de correspondencia: hector@stopsida.com

A pesar de los años que han pasado desde que el VIH irrumpió en la escena mundial, sigue siendo necesario ofrecer un espacio a las personas que tienen la infección del VIH para que puedan tener acceso a información, asesoramiento técnico y sanitario y apoyo emocional de forma individual y personalizada o grupal con los grupos de apoyo mutuo (GAM).

El servicio de Circuito Rápido de VIH entre Stop Sida y el Hospital Clínic de Barcelona (HCB) consiste en atender a la población LGTBI con VIH desde una perspectiva holística, atendiendo a sus múltiples necesidades y facilitando los recursos técnicos y existenciales que se reclaman. Ofrecemos un tiempo y un espacio que permita un abordaje individual, respetuoso y claro, facilitando que esta información se pueda adaptar a la realidad de cada persona, favoreciendo el cuidado de la propia salud, una vivencia más saludable del hecho de vivir con el VIH, y un mayor bienestar (tanto físico como emocional), y por tanto, una mejora en la calidad de vida. Compartiendo y expresando creencias, emociones, miedos y dudas se favorecen las condiciones necesarias para poder hacer estos cambios.

La realidad social e histórica es que las personas con VIH han sufrido y sufren una gran discriminación y estigma por contraer esta infección. En el contexto europeo, como es el caso de Barcelona, el VIH se ha construido socialmente como una enfermedad moral vinculada a prácticas ilícitas (consumo de drogas por vía intravenosa) y comportamientos sexuales ‘desviados’ (homosexualidad, bisexualidad, transexualidad, prostitución o promiscuidad). Es por eso que la labor de Stop Sida y HCB nos posiciona en el conocido “Cuarto 90” a añadir a los objetivos 90-90-90 fijados por ONUSIDA para poner fin al VIH como una amenaza para la salud global para el año 2030. Los tres primeros 90 se refieren a que el 90% de las personas con el VIH deberían estar diagnosticadas para el año 2020, el 90% de las personas diagnosticadas deberían tomar tratamiento y el 90% de las personas en tratamiento debería tener una carga viral indetectable. Por su parte el ‘Cuarto 90’ debería asegurar que el 90% de estas personas tratadas y con carga viral indetectable disfrutan de una buena calidad de vida relacionada con la salud y sin discriminación.

Entre los aspectos más debatidos a la hora de la provisión de servicios nos encontramos con la coordinación y continuidad asistencial. Desde la óptica de los ciudadanos es inexplicable que la compleja fragmentación organizativa de los Servicios de Salud interfiera en la prestación de un servicio integral, orientado a sus necesidades y que sustente todo el proceso, al margen del ámbito donde se desarrolle.

Este es el punto de partida de esta colaboración, el marco teórico de abordaje que es el dar respuesta a los nuevos retos socio-culturales de la población que demanda un sistema sanitario que pueda satisfacer sus necesidades actuales, sobre todo en el contexto de pacientes crónicos desde una abordaje biopsicosocial y desde el modelo de cuidados desde una perspectiva humanista.

El Hospital Clínic de Barcelona, como hospital público que cuenta con una Unidad de VIH de referencia, junto con Stop Sida, entidad comunitaria situada en la misma área sanitaria, tienen establecidos diversos acuerdos de colaboración. Este acuerdo intenta responder al fenómeno de discriminación y estigmatización generalizado hacia las personas con VIH y atendiendo la dificultad del acceso sanitario de las personas migrantes en situación irregular administrativa. Esta colaboración permite asumir desde hace más de una década nuevos retos socio-culturales.

La colaboración entre Stop Sida y la Unidad de VIH del HCB es fluida y bidereccional y gracias a ella se desarrollan las siguientes acciones:

  • Stop Sida facilita el acceso y la vinculación al circuito sanitario, el acompañamiento hospitalario a personas con VIH y otras ITS, a partir de derivaciones directas a la Unidad de VIH del HCB, que este a su vez asume.
  • La Unidad de VIH del HCB deriva a usuarios con VIH a Stop Sida, que a su vez les facilita el soporte emocional y el trabajo en los aspectos psicosociales que permiten tener una mejor adaptación a la situación de salud de vivir con VIH, y a su vez facilita el acceso a diferentes servicios gratuitos de la entidad, en función de sus necesidades específicas.
  • Stop Sida facilita la atención psicosocial a hombres gais y bisexuales que consumen drogas durante sus relaciones sexuales (chemsex) que son identificados en el programa de atención interdisciplinar de la Unidad de VIH del HCB, que a su vez facilita la atención médica necesaria.
  • Los profesionales de la Unidad de VIH del HCB ofrecen la formación necesaria a profesionales y voluntarios de la entidad Stop Sida.
  • Colaboración en los procesos de formación del equipo médico y enfermero de la Unidad d VIH del HCB en lo que hace referencia a potenciar conocimientos y sensibilización sobre aspectos relacionados las necesidades psicosociales, reivindicativas y de derechos de las personas LGTBI.
  • Elaborar y establecer un protocolo para los usuarios derivados de Stop Sida al servicio de atención de ITS en la unidad de Urgencias.
  • Elaborar y establecer un protocolo de derivación a psiquiatría para los usuarios del servicio Chemsex Support de Stop Sida.

Descargar articulo completo:

697 Total Views 2 Views Today